Acusan a Maduro de manipular elecciones en Venezuela

El pasado 21 de noviembre se llevaron a cabo las elecciones regionales y locales en Venezuela, mismas que después de tres años contaron con la participación de la oposición y la regularización de organismos internacionales, ante la desconfianza en el proceso electoral.

Si bien este tipo de procesos regionales no tiende a tener mucha participación ciudadana, esta vez contó con el 41.8% de los votantes que eligieron a los 23 gobernadores, 335 alcaldes, 253 legisladores de consejos legislativos y 2.471 concejales.

Dichas elecciones representaron para muchos un claro ejemplo de la desconfianza del pueblo venezolano al ejercer su voto, así mismo como el control que tiene la dictadura de Maduro en los comicios.

En el caso del presidente interino, Juan Guaidó, tildó las elecciones de ser desiguales y falsas pese a contar con la presencia de observadores internacionales, luego de darse a conocer la victoria de Nicolás Maduro en las 18 de las 23 gobernaciones.

Mencionó que Maduro no cuenta con la mayoría de votos como lo ha hecho saber y que el silencio de los venezolanos está más que claro.

Por otra parte Estados Unidos descalificó las elecciones, denunciando a Maduro de privar de los derechos democráticos y electorales a los ciudadanos, además de distorsionar el proceso a su favor y jugar sucio contra sus opositores.

Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos mencionó que Maduro acosó, arrestó y criminalizó a la población, políticos de oposición y organizaciones no gubernamentales. Así mismo prohibió la participación de candidatos, manipuló las papeletas de los votantes y censuró a la prensa, con el fin de asegurar su éxito. Algo diferente a lo que el país quiere.

Mostró su apoyo a la población para garantizar unas elecciones libres y transparentes, además denunció que más de 250 políticos fueron arrestados injustamente. Exigió a Maduro que deje a la población en paz y frene la represión.

De igual manera apoyó al presidente interino, Juan Guaidó y comentó que buscaban trabajar de manera conjunta para el bienestar de Venezuela utilizando todas las herramientas diplomáticas para ejercer la libertad de expresión, liberar a todos los que fueron detenidos injustamente y ponerle fin a la violación a los derechos humanos que enfrenta el país.

Por otra parte la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) pidió a la Unión Europea no apoye a la narcotiranía y se sumen a todas las voces que desconocen este proceso electoral, argumentando que son “ilegítimas”, además exhortó a la oposición venezolana a que entienda de una vez por todas que la “tiranía” no se combate con elecciones.

Ante esta situación, Diego Arria, embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU)y también exgobernador de Caracas, destacó que las elecciones pasadas mostraron que Nicolás Maduro no cuenta con el apoyo de la población y que las estadísticas de la participación fueron infladas, pues en realidad menos del 30% acudió a votar y no el 41.8% como se mencionó.

Finalizó diciendo que el hecho de que la votación en estas elecciones fuera escasa, se debe a la desconfianza de la gente hacía la oposición, pues no tienen entusiasmo ni credibilidad en lo que ellos proponen.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más