Las adjudicaciones directas en el gobierno de AMLO

AMLO en el Palacio Nacional

Una de las promesas del actual presidente de México fue prohibir las adjudicaciones directas. Sin embargo, en 2020 los recursos públicos destinados en adjudicación directa fueron mucho mayores que las licitaciones públicas.

Según Compranet, fueron 205 mil 195 millones de pesos lo que el gobierno actual destinó en adjudicaciones directas, que representa el 43 % del monto contratado en todo el 2020.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) asegura que esta situación es para alarmarse ya que las licitaciones públicas se deben basar en convocatorias abiertas, dando apertura a todos los participantes en el mercado, además de representar un riesgo de corrupción pues se puede interpretar que la decisión de contratación puede estar influenciada por acuerdos ilícitos.

Las adjudicaciones directas también están prohibidas por nuestra Constitución: en el artículo 134 se establece que las compras públicas deben ser realizadas mediante licitaciones públicas, salvo casos excepcionales.

Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 

Como parte de su estrategia para erradicar la corrupción, el presidente Andrés Manuel López Obrador estableció en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 donde se compromete a “prohibir las adjudicaciones directas”:

“Tal es el propósito de tipificar la corrupción como delito grave, prohibir las adjudicaciones directas, establecer la obligatoriedad de las declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses de todos los servidores públicos, eliminar el fuero de los altos funcionarios, fomentar la colaboración internacional tendiente a erradicar los paraísos fiscales, monitorear en línea y en tiempo real el dinero para adquisiciones y realizar verificaciones obligatorias de los precios de mercado antes de cualquier adquisición”.

¿Cómo funcionan las contrataciones y adjudicaciones?

El gobierno tiene tres opciones para contratar o comprar un bien, servicio o llevar a cabo una obra pública:

  1. Hacer una licitación pública, que es un procedimiento de contratación donde el Estado se obliga a celebrar un contrato de adquisición con aquel que cumpla con los requisitos de una convocatoria pública. Es un procedimiento cuya esencia se encuentra en la competencia.
  2. Invitar a tres participantes que ofrezcan las mejores condiciones. Estos actos tienen en esencia las mismas formalidades de una licitación pública, a excepción de que no son procedimientos públicos en los que pudiera participar cualquier interesado.
  3. La adjudicación directa, con la cual se contrata sin que haya competencia.
     
Comparte