Aíslan a 16 mil personas en Italia por coronavirus

Aíslan a 16 mil personas en Italia por coronavirus

Italia decidió tomar medidas más radicales para contener el avance del coronavirus, en particular en el norte del país. El Gobierno aislará, hasta el 3 de abril, toda la región de Lombardía, donde viven 10 millones de personas, la zona con mayor número de contagios, 2.742, cuya capital es Milán, y otras 14 provincias de las regiones de Piamonte, Emilia Romaña y Véneto, que en conjunto tienen más de seis millones de habitantes.

El cierre, confirmado por el primer ministro, Giuseppe Conte en una conferencia de prensa celebrada pasadas las dos de la madrugada del domingo, afecta al motor económico del país y restringe seriamente la libre circulación de personas. Además, el Ejecutivo también cerrará discotecas y locales similares en el resto del país y permitirá la apertura de bares y restaurantes a condición de que el espacio de los locales consienta que las personas guarden al menos un metro de distancia entre sí para evitar la difusión del virus. También se cerrarán museos, cines y teatros de todo el territorio nacional y se suspenden las manifestaciones y los espectáculos públicos o privados.

El decreto, que Conte ha confirmado que se publicará y entrará en vigor “en las próximas horas” considera medidas tan restrictivas como la prohibición de entrar o salir de toda la región de Lombardía y el resto de provincias y los desplazamientos por estos territorios, salvo previa autorización por motivos excepcionales, laborales ineludibles o de urgencia. El primer ministro firmó la norma a las cuatro de la madrugada, según publicó en su cuenta de Twitter, pero esto no ha hecho sino aumentar la confusión, pues aún no está publicado en el boletín oficial, por lo que no está claro si las medidas ya son aplicables. El mandatario explicó en su comparecencia que las fuerzas de seguridad vigilarán que se cumplan estas reglas para poder salir de la zona aislada. A los residentes de estos lugares que se encuentren fuera, se les permitirá volver. “Ya no podemos permitirnos aglomeraciones en estos lugares”, ha señalado Conte. Y ha explicado que las motivaciones principales son dos: frenar los contagios y evitar la sobrecarga del sistema sanitario.El sábado por la tarde se publicó en la prensa un borrador de la norma y durante algunas horas se generó gran confusión, ya que no hubo ningún tipo de comentario, confirmación ni mensaje por parte del Ejecutivo. En algunas ciudades, como Milán, según publicaron los medios locales, cientos de personas se dirigieron de inmediato a las estaciones ferroviarias para tratar de coger un tren que los llevara fuera de la región, temiendo quedar atrapados.

Los gobernadores de Lombardía y Emilia Romaña avalaron en un primer momento la necesidad de implantar este tipo de restricciones, pero pidieron más tiempo al primer ministro para trabajar en una norma clara y detallada que aborde todas las cuestiones para que los ciudadanos tengan claro qué podrán hacer y qué no cuando entre en vigor el decreto.

Hasta ahora, estaban en aislamiento 10 localidades de Lombardía y una de Véneto, en las que viven 50.000 habitantes. También están cerrados todos los colegios y universidades del país. En el texto del Gobierno también se recomienda “firmemente” a quienes muestren síntomas de afección respiratoria o fiebre (con más de 37,5 grados) que no salgan de casa y limiten al máximo todos los contactos sociales.

Entre otras medidas, como confirmó el primer ministro, el Gobierno también ordenará el cierre de los museos y centros culturales de las nuevas zonas de aislamiento, y la suspensión de las manifestaciones o eventos públicos que conlleven aglomeraciones de personas. Los eventos deportivos quedarán suspendidos también, aunque en algunos casos, las autoridades podrán otorgar un salvoconducto para que algunos partidos se jueguen a puerta cerrada. En cambio, el Ejecutivo permitirá, en todo el país, que los bares, restaurantes y negocios abran, siempre y cuando puedan garantizar que hay espacio suficiente para que las personas mantengan un mínimo de un metro de distancia entre ellas, para evitar el contagio. Los fines de semana deberán cerrar los centros comerciales solo en las zonas en aislamiento.

En Lombardía, los hospitales están en una situación límite por la epidemia. La inmensa mayoría de los enfermos graves están concentrados también en esta zona. En los dos últimos días, más de 100 pacientes han tenido que ser trasladados a cuidados intensivos. Las asociaciones de trabajadores de estas unidades especiales lanzaron ayer un llamamiento dramático:

Trabajamos con gran esfuerzo para atender a los pacientes graves y muy graves, cuyas vidas dependen de un número limitado de equipos tecnológicamente complejos. Es absolutamente necesaria la adopción inmediata de medidas drásticas destinadas a reducir los contactos sociales y útiles para contener la epidemia.

Y concluyeron: “En ausencia de disposiciones oportunas y adecuadas, nos veremos obligados a enfrentar un evento que solo podemos calificar como un desastre sanitario”.

Fuente: Lorena Pacheco / El País
Comparte