Bolsonaristas piden una intervención militar en Brasil ante el triunfo de Lula

Miles de bolsonaristas se congregaron este miércoles frente a cuarteles de las principales ciudades de Brasil para pedir una intervención militar frente al triunfo en la presidenciales del izquierdista Lula da Silva en las urnas.

Las protestas se dieron un día después de que el presidente saliente, Jair Bolsonaro, autorizara la transición con el equipo de Lula, sin mencionar la derrota ni felicitar a su adversario.

Aunque menos numerosos, los bloqueos de carreteras iniciados el domingo por manifestantes continuaban este miércoles. En el interior de Sao Paulo, un conductor fue detenido tras avanzar sobre un bloqueo y atropellar a varias personas. Las autoridades no reportaron víctima fatales, aunque tampoco detallaron el estado de los heridos.

Miles de seguidores del ultraderechista se concentraron ante el comando militar del sudeste en Sao Paulo al grito de “Yo autorizo” e “¡Intervención federal ya!”, constató la AFP.

“No reconocemos el resultado de la elección porque sabemos que fue fraudulento”, dijo el comerciante Rodrigo Mata, de 41 años, sobre la derrota en el balotaje del domingo en la que su líder obtuvo 49,1% de los votos, frente a 50,9% de Lula. 

Algunos manifestantes fueron hostiles con la prensa. Al caer la noche, la protesta se mantenía numerosa, aunque menos que al inicio. 

En la capital, Brasilia, también se congregaron de a miles frente al cuartel general. “¡Resistencia civil!“, gritaban los bolsonaristas.

Una marea verde y amarilla desafió la lluvia en Rio de Janeiro, donde cantaban: “Lula, ladrón, tu lugar es la prisión”.

“Haremos vigilia hasta que los generales tomen medidas. El pueblo ya está haciendo lo que puede”, dijo a la AFP Sebastiao Ramalho, un militar de la reserva de 70 años.

“De nada sirve llorar”

Bolsonaro mantuvo al país en vilo durante dos días al guardar silencio tras perder el balotaje, una actitud que según sus críticos alimentó la proliferación de protestas.

En su primer y breve discurso al país, prometió el martes “cumplir la Constitución”.

Si bien pidió que las manifestaciones sean pacíficas y aseguró que sus seguidores “no pueden aplicar los mismos métodos que los de la izquierda” perjudicando “el derecho de ir y venir”, las justificó al atribuirlas a un sentimiento de “injusticia” por el proceso electoral.

En las redes, grupos bolsonaristas interpretaron el mensaje de Bolsonaro como un impulso a mantener las movilizaciones.

El diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, compartió imágenes de la protesta en Rio este miércoles, citando el discurso de su padre.

Las protestas no encontraron sin embargo ningún apoyo oficial.

El vicepresidente saliente, Hamilton Mourao, dijo en una entrevista al diario O Globo que el bolsonarismo “perdió el juego” y que “de nada sirve llorar”.

Bolsonaro, un excapitán del ejército de 67 años, ha intentado durante su administración convertir a las fuerzas armadas en un soporte político.

Sin embargo, expertos han descartado toda maniobra antidemocrática proveniente de los cuarteles y vaticinan que las protestas se irán agotando después de este miércoles, que es feriado.

“Es improbable que las protestas sigan creciendo. A pesar de haber sido una elección muy ajustada, las élites brasileña e internacional ya felicitaron a Lula”, dijo a la AFP André César, politólogo de la consultora Hold.

Uso de fuerza policial y atropellamiento en bloqueo

La policía federal de carreteras (PRF) reportó 146 cortes totales o parciales que afectaban a 16 estados de Brasil, en un balance publicado la tarde del miércoles. Por la mañana la cifra ascendía a 167.

El número fue disminuyendo gradualmente desde que la policía empezó a usar la fuerza con el aval del Supremo Tribunal Federal, que ordenó el uso de “todas las medidas necesarias” para desbloquear caminos.

La PRF informó que hasta el miércoles había dispersado 688 manifestaciones.

En Sao Paulo, la tropa de choque de la policía militar dispersó con bombas de gases lacrimógenos y un camión lanzador de agua a decenas de manifestantes que dificultaban la circulación en la principal carretera que conecta ese estado con la región centro-oeste del país.

En el interior de ese estado, un hombre de 28 años “aceleró el coche” tras ser impedido de avanzar en una carretera por un grupo de manifestantes, según las autoridades. “Dos policías y otras personas fueron atropellados”, informó la Secretaría de Seguridad de Sao Paulo, que no especificó el número ni la gravedad de los heridos.

Los bloqueos provocaron diversos trastornos, inclusive la cancelación de 48 vuelos en el aeropuerto internacional de Guarulhos, el principal del país.

La Confederación Nacional de la Industria advirtió el martes de un “inminente riesgo de desabastecimiento y falta de combustibles”, en caso de que las carreteras no fueran rápidamente desbloqueadas.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más