Cuestiona Carlos Mendoza “el rumbo” de México con actual Gobierno Federal

BCS.- Dentro de su Cuarto Informe de Gobierno, el Ejecutivo Estatal, Carlos Mendoza Davis, envió un mensaje al Gobierno Federal sobre algunos temas en particular, como un llamado a la unidad, el que la honestidad y capacidad de los funcionarios sí pueden ir juntos y que se debe aplicar la ley en el tema de seguridad.

En primer lugar, recalcó que el país está viviendo una etapa de cambio, que su intensidad es vertiginosa, pero que su rumbo era “incierto”. Aseguró que no estaba en discusión si el país debe cambiar o no, sino que diferían en la dirección del cambio.
“No es momento de divisiones, la polarización entorpece, la división encona, frena”, dijo. Hizo un llamado a la unidad, a la concordia y a la recuperación de la hermandad entre mexicanos y entre sudcalifornianos. “Un país no puede funcionar dividido”, enfatizó. “En la tarea de superar los enormes retos que enfrentaremos, resulta imprescindible integrar, todos juntos, un generoso ‘nosotros”.

Afirmó que compartía el propósito de llevar equidad y bienestar a todos, y en particular a los más necesitados; pero, insistió, “no hay desarrollo sin crecimiento”. “No podemos asegurar que haya prosperidad y bienestar si no hay educación de excelencia, inversiones, producción”.
Mendoza Davis subrayó que eliminar de los objetivos de gobierno la procuración del crecimiento es un “grave error que ya pasa factura, dentro de ella va nuestro Estado, somos damnificados de la contracción económica, urge corregir”. Sostuvo que el gobierno debe invertir en el bienestar de la gente, de alto impacto social y sin importar la rentabilidad.
Refirió sobre el tema de los funcionarios que deben ser “honestos” aunque no estén “capacitados”, como lo ha manifestado el Gobierno Federal. “Nos rehusamos a admitir que el gobierno tiene que estar integrado por personas que o son honestas o son capaces, pero no ambas cosas. Ser honesto es condición indispensable, pero no suficiente, para servir, hay que ser competentes; de otra forma se ofrece a la sociedad resultados honestamente lamentables”.

Sobre el tema de seguridad y gobernabilidad, dijo que el Estado que rehúsa aplicar la ley “es uno que renuncia a gobernar”; y, que “la claudicación conduce siempre, tarde o temprano, a la anarquía”.
“Imponer el imperio de la ley o salvar vidas no son opciones que se contraponen; por el contrario, el estado de derecho preserva la convivencia en sociedad, son los criminales la amenaza más grande para México, no los adversarios políticos ni quienes piensan diferente.
“No podemos permitir que el estado renuncie a su obligación de defender a las familias; cuando no se respeta nada, ni mujeres, ni recién nacidos, sólo queda el camino de la ley, del orden, de la firmeza. No perdamos la capacidad de conmovernos, pero tampoco el sentido de nuestro deber, los abrazos, solidarios, son para los deudos, el perdón para las víctimas. Jamás para los asesinos. Retomar la prosperidad implica romper las cadenas de la ideología y las barreras del aislamiento”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*Su comentario podría aparecer después de algunos minutos.