Más de 8 mil suicidios se registraron en 2022: INEGI

Durante 2022, en México, se registraron 8 mil 432 suicidios a causa de trastornos mentales, entre ellos la depresión de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

Cada 13 de enero se conmemora el Día Mundial de Lucha contra la Depresión, trastorno que puede afectar a personas de todas las edades, en donde los adolescentes y los adultos resultan los más afectados.

En nuestro país esta disfunción mental junto con el Trastorno de ansiedad, Psicosis, Trastorno bipolar, Esquizofrenia, Trastorno esquizo-afectivo, Trastorno dual, es considerada como una discapacidad psicosocial, la cual está definida como “la limitación de las personas que presentan disfunciones temporales o permanentes de la mente para realizar una o más actividades cotidianas.”

El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF), reporta que menos de la mitad de las niñas, niños y adolescentes reciben un tratamiento adecuado debido a diversas causas, entre ellas a que sus tutores o cuidadores primarios subestiman la intensidad de la depresión en los menores de edad.

Asimismo, la falta de recursos y la estigmatización de los trastornos mentales resultan factores claves para la falta de atención y cuidado de esta respuesta emocional.

Si bien, se desconocen las causas exactas que llevan a este trastorno, existen diversos factores que contribuyen a su aparición, siendo la interacción entre factores sociales, psicológicos y biológicos los principales causantes.

La persona experimenta un estado de ánimo deprimido (tristeza, irritabilidad, sensación de vacío) o una pérdida del disfrute o del interés en actividades, la mayor parte del día, casi todos los días, durante al menos dos semanas.

Se presentan varios otros síntomas, entre los que se incluyen la dificultad de concentración, el sentimiento de culpa excesiva o de autoestima baja, la falta de esperanza, pensamientos de muerte o de suicidio, alteraciones del sueño, cambios en el apetito, en el peso, sensación de cansancio acusado o de falta de energía, aislamiento, ansiedad y ataques de pánico.

En otros casos algunas personas pueden expresar más fácilmente sus cambios de estado de ánimo en forma de síntomas somáticos pese a que esos síntomas físicos no se deben a otra afección médica.

Este trastorno es distinto de las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana.

Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es recurrente y de intensidad moderada a grave y además de generar sufrimiento en quien la padece, llega a alterar sus actividades laborales, escolares y familiares.

Existen diversos tipos y grados de depresión, los cuales se diferencian por la duración, evolución, nivel de impacto en el desempeño de actividades rutinarias y relaciones interpersonales, además de su afectación a nivel emocional, conductual, cognitivo y somático.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los más frecuentes son:

  • Trastorno depresivo grave o trastorno depresivo mayor
  • Trastorno depresivo persistente
  • Depresión postparto
  • Trastorno afectivo estacional
  • Depresión psicótica
  • Enfermedad maniaco-depresiva o trastorno bipolar

Según la intensidad y tipología de los episodios depresivos a lo largo del tiempo, los psicólogos y psiquiatras pueden ofrecer tratamientos, como la activación conductual, la terapia cognitiva conductual y la psicoterapia interpersonal, además para algunos casos, la administración de medicamentos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los antidepresivos tricíclicos.

 

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más