Emiliano Zapata, libertad de expresión y derechos LGBT

Por: Víctor Adrián Aguirre Román

Una pintura del héroe revolucionario mexicano Emiliano Zapata, semidesnudo, con tacones altos y un sombrero rosa mientras monta a caballo, ha causado revuelo aquí en México. La pintura está en exhibición en el prestigioso y mundialmente conocido Museo del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México y ha creado una colisión entre viejas y nuevas ideas, y una confrontación entre Zapata, la libertad de expresión y los derechos LGBTQ.

¿Qué representa Zapata para los mexicanos?

Para muchos mexicanos, incluido el autor, Emiliano Zapata es un héroe. Fue una figura destacada en la Revolución Mexicana de 1910, que inicialmente se dirigió contra el presidente Porfirio Díaz, a quien muchos mexicanos consideraban un dictador autoritario. Zapata formó y comandó una fuerza revolucionaria conocida como el Ejército Libertador del Sur que, junto con otros grupos rebeldes, forzó el derrocamiento de “el Porfiriato”, el reinado de Porifirio. Todos los seguidores de Zapata eran conocidos como zapatistas.

En las últimas seis décadas, la imagen de Zapata ha sido adoptada por muchos activistas, revolucionarios y movimientos sociales aquí en México. En la década de 1960 fue adoptada por el movimiento estudiantil, que llegó a un punto de ebullición cuando, el 2 de octubre de 1968, el gobierno mexicano asesinó a cientos de estudiantes que protestaban en La Plaza de Las Tres Culturas en Tlatelolco.

El 1 de enero de 1994, un movimiento indígena conocido como el EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional), saltó a la conciencia internacional cuando salió de la selva densa en Chiapas, totalmente armado, exigiendo respeto e inclusión de las culturas y modos de vida indígena.

Estos son los dos grupos más destacados que usaron la imagen de Zapata para apoyar sus gritos de guerra y consignas. Sin embargo, Zapata también ha sido adoptado por otros movimientos sociales en los últimos tiempos, sobre todo por el movimiento feminista y, ahora, por el movimiento por los derechos LGQBT. Es el movimiento por los derechos LGQBT el que ha causado mayor revuelo con la pintura de Zapata mencionada anteriormente.

La importancia de la libertad de expresión

El artículo 6 de la Constitución Mexicana establece que “[L]a expresión del pensamiento no será objeto de investigación judicial o administrativa alguna, salvo que atente contra las buenas costumbres, lesione los derechos de los demás, incite al delito o perturbe el orden público”.

La libertad de expresión es un derecho humano fundamental e importante para una sociedad sana. La libertad de expresión, a lo largo de la historia, ha sido fundamental en la lucha por el cambio y la justicia. Los derechos que muchos de nosotros tenemos hoy no se habrían obtenido si no fuera por la libertad de expresión. Las mujeres continuarían siendo privadas de sus derechos, los esclavos continuarían en cautiverio y las personas habrían seguido trabajando en condiciones deplorables e inhumanas si alguien no hubiera podido expresar su oposición y/o repulsión por estas injusticias que finalmente los llevaron a su desaparición. Por lo tanto, la libertad de expresión no es solo algo bueno, es esencial para la prosperidad y el bienestar de cualquier sociedad en desarrollo.

Zapata y los derechos LGQBT

Tengo que admitir que cuando vi por primera vez la pintura “gay” de Zapata, me quedé impactado y un poco enojado. No me moleste porque soy anti-gay u homofóbico, no lo soy. Me impactó porque Zapata es un héroe para mí. Tengo un tatuaje de él, erguido con su traje de charro, una cinta del color de la bandera mexicana alrededor de su hombro y torso, sosteniendo un rifle, mirando a la cámara con orgullo y desafío. Es una fotografía icónica de un hombre que, para mí, representa la lucha contra la injusticia. Verlo con tacones altos y un sombrero rosa me impactó.

Pero la libertad de expresión exige que respetemos las ideas, creencias y expresiones de los demás, sin importar lo incómodos que nos hagan sentir. Como escribió la autora inglesa Evelyn Beatrice Hall: “Puede que no apruebe lo que dices, pero defenderé tu derecho a decirlo”.

Esta polémica pintura en el Palacio de Bellas Artes es parte de una exposición titulada “Otras Revoluciones”. Fabián Chairez, el pintor, quiso transmitir el mensaje de que la comunidad LGQBT actualmente están oprimidos en nuestra sociedad mexicana machista y están luchando una revolución para tener derechos y justicia, al igual que los movimientos indígenas y estudiantiles que usaron la imagen de Zapata para promover sus agravios.

Esto debemos apoyarlo de todo corazón. Los LGQBT merecen los derechos que exigen: el derecho a ser tratados por igual, independientemente de su orientación sexual. Aquí en México, nuestra sociedad “machista” trata a las mujeres y a los homosexuales como ciudadanos de segunda clase. En papel, parece que se respetan los derechos LGQBT. México abolió la mayoría de las distinciones legales discriminatorias basadas en la orientación sexual mucho antes que Estados Unidos y otros países del “Primer Mundo”. México despenalizó la sodomía en 1871, más de 100 años antes de que lo hiciera Estados Unidos en 2003.

Pero la reacción extremadamente enojada a esta pintura de Zapata por parte de ciertos grupos – desde “campesinos” asaltando el Palacio de Bellas Artes para exigir que la pintura sea retirada “por las buenas o por las malas”, o la familia de Zapata amenazando con usar cualquier medida necesaria para detener la exhibición- muestra que estamos lejos de tener verdaderamente la sociedad justa que pretendemos tener en el papel.

Esto necesita cambiar. Malcom X, al hablar de la segregación de los estadounidenses negros hace un poco más de cincuenta años, dijo: “Obtienes tu libertad al no estar confinado. Obtienes tu libertad al hacerle saber a tu enemigo que harás cualquier cosa para obtener tu libertad. Así la obtendrás. Es la única forma en que lo obtendrás”. Con este cuadro, Chairez no se limitó al discurso “políticamente correcto”. La impactante respuesta expuso la verdad sobre dónde estamos como sociedad.

En lugares donde se permite y protege la libertad de expresión, existe la garantía de que alguien se “ofenderá” y “molestará” por la expresión de ideas diferentes a las propias. Me impactó esta pintura, pero fue este impacto lo que me hizo reflexionar sobre la idea de la libertad de expresión y repensar mi posición. Esta pintura ha hecho de los derechos LGQBT el tema de conversación y noticias nacionales. Esa es una buena cosa. Todo cambio comienza con el diálogo y el debate: el intercambio de diferentes ideas sobre cómo debería ser una sociedad justa.

Puede que no estemos de acuerdo con una pintura “gay” de Zapata. De hecho, podemos ofendernos por ello. Pero debemos apoyar plenamente el derecho de Chairez y el Palacio Nacional de Bellas Artes a expresar sus puntos de vista y adoptar a Zapata para la causa de los derechos LGQBT. Esto hace que nuestra sociedad sea verdaderamente democrática, en la que todos tengamos la libertad de hablar y expresarnos sin la represión de los demás. ¡Viva Zapata!

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más