“El esfuerzo valió la pena”: Familia de la medallista Gaby Agúndez

El sueño de la sudcaliforniana era pararse en un podio olímpico

Dos jóvenes mexicanas grabaron ya su nombre en medallero histórico de México, la sudcaliforniana Gabriela Agúndez y la jalisciense Alejandra Orozco, se llevaron la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio, en la disciplina de clavados sincronizados, en la plataforma de 10 metros; colgarse una medalla parece fácil, pero el camino hacia el podio en la competencia más importante del mundo, es largo y requiere un esfuerzo que pocos conocen. 

Sobre ello da testimonio la familia de la clavadista originaria de La Paz, BCS, Gabi Agúndez. En entrevista, el señor Martín Agúndez, compartió que ellos creían en que su hija haría un gran papel, se desvelaron para verla en vivo por televisión, con un entusiasmo a tope que les ponía los pelos de punta; como familia dijo, están orgullosos de que su hija haya logrado el objetivo que buscó por 13 años.

Cabe recordar que las mexicanas, superaron por apenas unas centésimas, a la dupla canadiense, que se quedó finalmente con el cuarto lugar, pero también superaron a las parejas de Alemania, Japón, Gran Bretaña y Malasia, mientras que EU se quedó con la medalla de plata y China se llevó el oro. 

La señora Lupita García, mamá de la medallista señaló que las jóvenes mexicanas compitieron contra clavadistas que son campeonas constantemente en diferentes justas alrededor del mundo, el logro requirió un esfuerzo de años de las competidoras y de sus familias, en su caso, ponían todos sus gastos a disposición de las actividades de competencia de sus hijas, ya que Kenia Agúndez, hermana de la medallista, también competía.

Así fue por muchos años, porque incluso siendo campeona centroamericana Gabriela Agúndez, en Veracruz 2014, no recibía apoyo del gobierno del estado, todos los gastos de traslado, víveres, médico y la atención que requiere una competidora de alto nivel, eran pagados por la familia, fue el gobierno federal el primero en apoyar a la clavadista. 

Para finalizar la entrevista, Kenia Agúndez, quien se retiró de los clavados con medalla de bronce en los Centroamericanos de Veracruz, reiteró que ha sido un orgullo poder colaborar para que su hermana vea hoy su sueño cumplido, subirse a un podio olímpico.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más