La FDA autoriza la aplicación de tercera dosis en adultos

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizo la aplicación de una tercera dosis contra el covid-19 para todos los adultos mayores de 18 años, en Estados Unidos, luego de que al menos 10 estados comenzaran a aplicar el refuerzo a la población en general.

Esto a seis meses de finalizar con aplicación de ambas dosis en la mayor parte de su población, por lo que se acordó que dicho refuerzo sería de los laboratorios de Pfizer, Moderna e incluso una segunda de Johnson & Johnson.

El objetivo es ofrecer una mayor protección contra la enfermedad y aumentar la efectividad que podría disminuir con el paso del tiempo, a fin de evitar las hospitalizaciones y muertes.

La FDA se basó en los resultados de la respuesta inmunitaria de los que habían recibido ambas dosis. Dicha autorización de emergencia llegó en el momento más crítico que podría presentarse en la temporada invernal y el reciente aumento en las hospitalizaciones.

Para todos aquellos que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson, ya podrán aplicarse la segunda dosis, dos meses después de haber recibido la primera, mientras que en el caso de Moderna y Pfizer, se le dará prioridad a los adultos mayores y personas de alto riesgo, incluyendo a los que están expuestos constantemente al virus, como el personal de salud.

Cabe destacar que Estados Unidos enfrenta un promedio de 85 mil nuevos casos de covid-19 y cerca de mil muertes al día.

La decisión de los estados de ofrecer un refuerzo, es el de hacerle frente a la próxima temporada invernal, esperando contener la propagación de la enfermedad.

Por su parte Pfizer llevó a cabo un estudio en el que participaron cerca de 10 mil personas mayores de 16 años a los que se les aplicó el refuerzo mostrando una eficacia contra los síntomas en más del 95% de los casos comparado con los no vacunados.

En tanto la FDA no tomó en cuenta este estudio, pero informó que Pfizer funciona mejor con la aplicación de tres dosis para obtener una mejor respuesta inmune.

Destacando que la mayor parte de las personas que están hospitalizadas o las muertes registradas, se deben a los no vacunados, por lo que algunos críticos consideran que es mejor convencer a ese porcentaje de la población que aplicar una tercera dosis.

Sin embargo ante el miedo constante de que un posible riesgo sería la inflamación del corazón llamada miocarditis, ambos laboratorios se encuentran ensayando para evaluar si es posible riesgo o no.

Algunos expertos consideran que esta solución no contendrá la pandemia mientras los países con bajos recursos no cuenten con los suficiente abastecimiento de vacunas para cubrir la vacunación primaria en su población.

Hasta el momento solo falta que Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) discutan las recomendaciones clínicas sobre quien podrá solicitar la vacuna de refuerzo.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más