Funcionario de la CNDH es investigado por tortura 

El Órgano Interno de Control de la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha iniciado una investigación del visitador Carlos Armando López Cervantes por el hecho de haber consentido torturas en contra de personas privadas de su libertad por parte de la Guardia Nacional en el penal federal número 14 de Durango.

El funcionario también fue denunciado por haber persuadido a las víctimas a que no presentaran denuncias por malos tratos.

Los actos se llevaron a cabo entre el 25 de junio y el 14 de julio como castigo por una riña entre grupos rivales. Según el testimonio de los denunciantes, recibieron amenazas, golpes, destrucción de objetos personales, incomunicación, despojo de medicamentos y restricción de alimentos.

 

Los hechos

Elementos de la Guardia Nacional ingresaron al Cefereso el 1, 2 y 5 de julio a petición de la dirección del penal con la finalidad de llevar a cabo cateos y patrullajes al interior del penal.

Es importante destacar que los mandos militares no están facultados para llevar a cabo este tipo de labores.

De acuerdo con la organización civil ‘Documenta’, los agentes de la Guardia Nacional los asfixiaron, electrocutaron, golpearon y agredieron sexualmente.

Los malos tratos siguieron después de la irrupción de la Guardia Nacional al penal. Sin embargo fue hasta el 15 de julio que la CNDH emitió recomendaciones para cesar de inmediato las agresiones hacia los reclusos al Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS).

Las acciones de la CNDH se dieron después de la presión que ejercieron los familiares de los internos y defensores, quienes acusaron al visitador López Cervantes de ser cómplice de los malos tratos al no brindar el auxilio que al que lo obliga la ley.

La denuncia fue presentada por la esposa de uno de los internos:

“El Sr. Carlos Armando López fue testigo presencial de dichos actos de tortura y no hizo absolutamente nada para impedir que esto sucediera, sino todo lo contrario: fue a visitar a muchos PPL (personas privadas de la libertad) a sus módulos para convencerlos de que se desistieran de las demandas y/o quejas interpuestas.

Mi esposo en particular le hizo el reclamo a él de por qué no estaba abogando por ellos, si se supone que para eso está la CNDH, para defender los derechos humanos de ellos, y él (el Visitador Adjunto) sólo contestó que se les había pasado la mano (a los funcionarios agresores), pero que era mejor que se desistieran de las quejas, a lo cual tanto mi esposo como muchos otros PPL le dieron un rotundo ¡no!

Hay muchos PPL que de igual manera le reclamaron a este visitador de la CNDH”, continúa la denuncia. “No tiene ética ni profesionalismo, y por consiguiente está dejando muy mal a esta institución. Exigimos rendición de cuentas y por consiguiente que lo retiren de su cargo, porque es obvio que él está del lado del Cefereso #14 y no ha defendido en ningún momento los derechos de los PPL”.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más