Héctor Bonilla le da vida a un balón viejo

Héctor Bonilla convertido en balón viejo pero correoso, miles de veces de pateado, pero con el ánimo de seguir adelante en las canchas de futbol que pueden ser tierra o pasto, con porterías enmarcadas por postes o un simple sueter como límite.

Y así ha sido desde hace tres años, cuando prestó su voz a un cortometraje que comenzará su recorrido festivalero, esperando que la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) lo tome como uno de sus estandartes.

“Un balón”, título del proyecto independiente, es co dirigido por el comentarista deportivo Gerardo Liceaga Arteaga y Octavio Maya Rocha.

“Se acercaba el Mundial de Rusia (en 2018) y teníamos la idea de generar, desarrollar una serie de historias, principalmente de olimpiadas, pero un día salió la historia de futbol de cuando él (Liceaga) jugaba con el balón, la sensación que le generaba y se fue desarrollando, cuando buscamos la voz a Héctor le encanta el futbol y rápidamente aceptó”, recuerda Maya Rocha.

“Habla de un balón, pero también tiene relación de lo que es rodar en la vida”, agrega el realizador.

Un balón fue rodado en Teoloyucan, Estado de México, donde vive Liceaga, por lo que toda la población quería participar.

“Entonces hay cerca de 50 niños jugando en la cancha de polvo, todos querían estar. Todos los que nos gusta esto, jugamos en llano, sabemos ese valor, entonces se manejan frases muy emblemáticas de nostalgia que vivimos todos, del valor de tener por ejemplo un balón”, abunda.

Oribe Peralta, jugador profesional, forma parte del elenco del corto, pero es la voz de Bonilla la que le da el toque definitivo.

“La gente que lo ha visto, como los jugadores, se quedan con varias frases; Héctor le da el tono necesario a ser un balón”, indica Maya Rocha.

Gabriel Beristáin, cinefotógrafo de cabecera de las películas de Marvel, ha sido uno de los que ya vio el cortometraje de manera privada y le ha gustado.

“Nos recuerda las cosas simples con las que hemos llenado nuestra vida, la voz evocativa de Héctor Bonilla nos lleva a un presente fundamentalmente y nos invita a jugar y reir”, considera.

Un balón espera respuesta de los festivales de Morelia y Guadalajara, cuyas próximas ediciones se realizarán en octubre.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más