Liberan a una ballena jorobada en la Bahía de La Paz

En el refugio del Tiburón Ballena en la Bahía de La Paz, mejor conocido como “Rancho Rodríguez”, prestadores de servicios turísticos reportaron el pasado martes 17 de enero la presencia de una joven ballena jorobada enredada en un cabo con boya y que, al paso de unas horas, fue liberada con éxito por elementos de la CONANP, la Red de Asistencia a Ballenas Enmalladas (Raben) y la Red de Observadores Ciudadanos (ROC) de La Paz.

Al respecto, el director de la ROC, Alberto Guillén Guadarrama expuso que el espécimen, de aproximadamente un año de edad, se trasladaba enmallado en redes de pesca atoradas en su cuerpo, en las que arrastraba cabos y cuerdas propias del arte de la pesca.

“Es una ballena jorobada. Creemos que era un ejemplar juvenil de aproximadamente uno o dos años. Fue reportado por algunos prestadores de servicios turísticos que recorren la zona de refugio del tiburón ballena […] la vieron, la reportaron y enseguida se activó el grupo de rescate de ballenas. Recordemos que este tipo de animales se pueden varar o enmallar muy fácilmente”.

Por su parte, Francisco Rebolledo Villa, director de Operaciones del Mexico Marine Wildlife Rescue Center, señaló que en esta ciudad capital se cuentan con especialistas y autoridades que se dedican a realizar recorridos para detectar este tipo de situaciones; adicionalmente, dijo, las embarcaciones que encuentren a estos animales se mantienen cercanos a las ballenas para monitorear su desplazamiento y que, a través de una toma aérea se identifique la magnitud del problema.

“Esto fue atendido por el equipo de Raben La Paz. ¿Quienes lo conformamos? Somos una organización de 18 grupos a lo largo de la línea costera del Pacífico, capacitados y con herramientas para atender atender los llamados de la Paz. Salimos en una embarcación de la organización ROC, Mexico Marine Wildlife Rescue Center, PROFEPA y el laboratorio de la Universidad Autónoma de Baja California Sur”.

Enredada con una cuerda sobre el costado izquierdo, se logró desprender al mamífero de 25 metros de cabo con boyas que podrían provenir, sin afirmar con precisión, de restos de trampas para cangrejos que se instalan en California, EUA, o bien, trampas para langosta que se localizan en el estado de Baja California.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más