“No son apagones”, aclara CFE; son fallas y alta demanda eléctrica

Los recientes cortes de energía eléctrica en las penínsulas de Baja California y de Yucatán “no son apagones”, declaró Carlos Morales Mar, director corporativo de Operaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) durante una conferencia ofrecida a nivel nacional este miércoles.

“No son apagones, son, en algunos casos, medidas que se toman; en algunos casos es porque hay una falla, pero son pequeñas fallas en circuitos. Añadió que este tipo de fallas “se pueden dar y se van a seguir dando”, pero aclaró que “no significan un corte de servicio a la gente por medida de apagón; entonces, ratificamos lo que alguna vez nos hemos dicho aquí en diferentes ocasiones, apagones no hay”.

La CFE informó lo que ha estado sucediendo con la afectación hacia los usuarios en Baja California, Baja California Sur y Yucatán.
Morales Mar detalló que en Baja California Sur, entre las razones por las que se dieron estos cortes fue porque subió la demanda en un 12%, comparando el 2019 con el 2018; además, de que se trabajó con bajo margen operativo, es decir, 6 % menos, por lo que no se pudo dar mantenimiento a las máquinas, mismas que, subrayó, ya tienen 30 y 40 años de estar trabajando.
“Ahí tuvimos la demanda máxima de 550 megawats, pero si ustedes ven la línea roja, esa demanda subió un 12% con respecto al año pasado, eso demuestra un crecimiento excepcional de un área que está desarrollándose, que siguen teniendo y entrando cargas, que en ente mes de agosto, donde la ocupación que tenían todos los hoteles era su máximo, pues se nota dentro de lo que es demanda, que no fue una sorpresa, pero sí se tuvo que llegar a operar por debajo del margen operativo del 6%. Eso quiere decir, en estado de emergencia”.

El directivo de la CFE comentó que las máquinas con las que se cuentan en Baja California Sur ya tienen muchísimos años operando, tanto la de San Carlos como la de Punta Prieta en La Paz.
“Ésas máquinas, sobre todo la que está instalada en San Carlos, cerca de Ciudad Constitución, son máquinas que están instalados desde hace unos 30 años más o menos; y, lo que es Punta Prieta, ahí encima de La Paz, esa planta es una planta de vapor convencional y tiene también cerca de 40 años de estar trabajando.

“Éstas unidades generadoras dejaron un fuerte rezago en lo que eran sus mantenimientos preventivos, los mantenimientos que deberían de tener en cuanto a mantener esas máquinas en un estado operativo normal; sin embargo, como las reservas operativas ahí son bajas, debido a que la demanda fue muy fuerte, subió un 12%, estas máquinas no les permitían salir a mantenimiento, porque estamos en plena demanda máxima, entonces tenemos que cumplir con el compromiso que tenemos de darle a nuestros clientes la energía con confiabilidad, calidad y con continuidad.
Ahí teníamos disponibles 550 megawatts y el margen de reserva era del 14%, el día 2 de septiembre”, abundó.

En el caso de la península de Baja California, explicó que está compuesto por tres regiones aisladas, una de ellas es la región 7 —Baja California—, misma que no llega a interconectarse con la que está en el Centro, región 10 —correspondiente a Guerrero Negro, Vizcaíno, Santa Rosalía, en Baja California Sur—; ésta, se puede interconectar con la de Estados Unidos desde hace mucho años.
Por su parte, Guillermo Nevárez Elizondo, director general de Distribución de la CFE, puntualizó que, cuando se mencionó el término “estado de emergencia”, sólo significa estar en estado de alerta.
“El estado de emergencia es un término que utilizamos dentro de la operación del sistema eléctrico nacional para alertar y, vamos a decirlo así, coloquial, para parar antenas, estar todos cada quien en su cancha, atentos y disponibles para que en el momento que se requiera una actividad, la podemos desplegar dentro de lo que ya está escrito como actividades para prevenir contingencias”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*Su comentario podría aparecer después de algunos minutos.