“Supieron ganarse a un pueblo, pero no supieron gobernarlo”; Obispo de La Paz

El obispo de Baja California Sur, Miguel Ángel Alba Díaz, emitió una dura crítica a los gobernantes del país, los tachó de insensibles, irresponsables y corruptos, que no han sabido velar por la seguridad del pueblo al que cobran impuestos mientras que el país está chorreando sangre.

“Autoridades ignorantes, ineptas, que no saben hacer las cosas, que cometen muchos errores no porque sean malos sino porque son ignorantes, son ineficientes, buenos para hablar y tienen muy buen discurso, pueden tenernos todos los días con la boca abierta y riéndonos, pero ineptos para gobernar”, pronunció.

Durante el sermón del pasado domingo, el representante de la Diócesis de La Paz sentenció que las autoridades de los tres niveles de gobierno no han podido acabar con la corrupción ni la desigualdad social, ni resuelto los problemas en temas de seguridad, salud, educación y economía, y por el contrario, continúan en fiestas celebrando el futuro de sus carreras políticas.

“Les interesa su futuro, el futuro de su partido y los vemos riéndose en los cierres de campaña de todos los candidatos de su partido en todos los estados, en Colima, en Nayarit, en Michoacán, en Guerrero, ahí están risa y risa con los candidatos de su partido, pero hacia adentro no hay medicinas, hay recortes, austeridad republicana, pero para eso sí hay recursos”, añadió.

Insistió en que por años la iglesia católica ha pedido que se detenga esta ola de criminalidad pero las autoridades no han sabido responder pues también son aliados de los criminales al hablar de narco elecciones y gobernantes que deben su puesto al crimen organizado.

A pesar del mensaje con actitudes molestas e irónicas que emitió el obispo, solicitó a los feligreses que oraran por sus gobernantes:

“Que Dios les de la sabiduría que no tienen, que Dios les dé el amor que falta en sus corazones, que Dios los purifique de esa corrupción que los invade. Rezamos a Dios, le pedimos lo que Dios nos puede dar y al César le exigimos lo que el César debe darnos, seguridad”.

De esta manera, el líder religioso concluyó la jornada por la justicia y la paz que inicio el 10 de julio a nivel nacional, a raíz del asesinato de dos miembros jesuitas en una comunidad indígena de Chihuahua.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más