Tribunal niega amparo a hombre que obligó a su pareja a grabar encuentros sexuales

mujer

Foto: Milenio

México (Milenio).- Hace ocho años, una cajera de un banco en Hidalgo fue amenazada por su pareja y obligada a grabar sus encuentros sexuales en la Ciudad de México, videos que llegaron a las principales páginas pornográficas en internet.

La víctima denunció y la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal comenzó la búsqueda de Jonathan Cristhian Galán Contreras, a quien logró detener en 2013 y dos años después consiguió que se le dictara una sentencia de 10 años de prisión por ser penalmente responsable del delito de trata de personas y una multa de 299 mil 515 pesos.

Sin embargo, Galán Contreras obtuvo su libertad a comienzos de 2017, porque la juez Décimo Octavo Penal de la Ciudad de México tuvo que acatar un amparo donde se ordenó reponer el procedimiento penal.

Una vez subsanadas las omisiones, el Ministerio Público volvió a solicitar una orden de aprehensión, mandamiento que fue concedido. El 28 de abril del mismo año se detuvo al indiciado y se le dictó auto de formal prisión por su probable responsabilidad en el delito de trata de personas.

El caso escaló hasta la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación porque Jonathan Cristhian impugnó el artículo 14 de la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos.

En noviembre del 2019, los ministros negaron concederle la protección de la justicia y dejaron en manos de un Tribunal Colegiado resolver si hay o no elementos que funden y motiven el auto de formal prisión dictado hace casi tres años.

En marzo de este año, el Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Penal decidió no amparar a Cristhian Galán, por lo que seguirá en la cárcel enfrentando su proceso penal ante el cumulo de pruebas que hay en su contra.

En el expediente, se menciona que la víctima laboraba como cajera en un banco, mientras que su victimario actualizaba los equipos de cómputo de forma remota, por internet, desde la Ciudad de México.

Ambos comenzaron a sostener comunicación y él le pidió que lo aceptara en messenger; “dicho sujeto envió felicitación a la declarante y platicaron de cuestiones personales. Ese mismo día por la noche, le pidió que anduvieran”.

A partir de ese momento, él comenzó a pedirle fotografías para saber cómo le gustaba vestir, y le pedía que “no quería que vistiera mal” para que la gente no le faltara al respeto, ya que se casarían, estarían juntos.

Posteriormente, le pidió que le enviara una foto en la que apareciera sin ropa, de la cintura hacia abajo, a lo que ella accedió porque él “la amenazó con decir que sostenían relación de noviazgo”, lo que ocasionaría que la mujer perdiera el trabajo.

Después, Cristhian Galán le sugirió que viajara al Distrito Federal, ya que tenían que conocerse en persona; por lo que el 31 de julio de 2012, ella llegó a la Central Camionera del Norte, donde la esperaba él, quien ya había alquilado la habitación en el hotel Brasilia, donde mantuvieron relaciones sexuales.

Él la comenzó a grabar, motivo por el cual ella reclamó, pero después se quedó dormida, tras beber un refresco que le ofreció. Al despertar, Galán Contreras le mencionó que “se había puesto mal y que había hecho muchas cosas…”, comenzando así las amenazas en contra de ella, mientras que los videos llegaron a diversas páginas porno.